¿Cuál es el consumo de butano en España? Evolución en la última década

El color naranja de las botellas, el particular sonido al chocar unas con otras o la figura del repartidor, con ellas al hombro, mientras timbra a la casa donde va a hacer el suministro. Estas escenas son difíciles de ver en la actualidad. El consumo de butano ha bajado exponencialmente en los últimos años y se espera que la rebaja vaya a más. 

¿Por qué ha bajado el consumo de butano en España? 

Alrededor de 60 millones de bombonas vendieron las principales compañías de distribución en el 2017, en detrimento de los 70 millones que se comercializaron en 2016 o los 125 millones de unidades que se alcanzaron en 2003. 

Las causas de este descenso en las ventas no se deben exclusivamente al precio del butano, sino a la modificación de las instalaciones en el hogar. El aumento de la canalización del gas natural ha supuesto que en aproximadamente el 90% de la Península Ibérica se instalar este hidrocarburo. Pero su disposición no es la única razón que explica este cambio: 

  • Suministro continuo, lo que evita algunas incidencias como que no salga agua fría durante la ducha 
  • Descenso del riesgo de fuga 
  • Más respetuoso con el medio ambiente 

¿Cuánto butano se consume por comunidades autónomas? 

A pesar de este descenso de consumo, un elevado número de viviendas en distintas comunidades autónomas sigue manteniendo el pulso. En concreto, Andalucía presenta los índices más altos, donde las distribuidoras energéticas  suministran tres de cada diez bombonas de butano. En el segundo puesto del ranking se sitúa la Comunidad Valenciana, con un 13,88%, Galicia (9,37%) y Cataluña (8,69%), de acuerdo a datos publicados por El País. 

La catalogada como “energía de los pobres” tiene mayor presencia en la provincia de Alicante y de Valencia, donde se registra el 6,54% y el 5,29% del reparto respectivamente. En ambas, son las zonas rurales o las periféricas en las que se concentra mayor demanda. 

¿Cuál ha sido la evolución del consumo de butano en la última década? 

No obstante, estos porcentajes tan bajos no se han manejado a lo largo de la última década. El estallido de la crisis económica supuso que el consumo de butano empezará a reflotar ante la escalada de precios del gas natural, del gasoil o de la electricidad. 

En comunidades como Castilla y León, de acuerdo al medio eldiario, se empezó a registrar un aumento en la distribución en estas fechas. Las altas cifras de paro que se manejaban, sumadas al aumento de los recibos del gas natural -en torno a un 7%-, supuso que un gran número de viviendas pasaran a las tradicional butano, con un alto poder calorífico y un gran aprovechamiento energético. 

Así, en 2011, se consumieron 80 millones de bombonas en territorio español. Se registraron 7 millones de clientes y Repsol se hizo con la hegemonía, alcanzando porcentajes de distribución del 75%. Con el paso de los años y la recuperación económica, estos números se han ido diluyendo, con el consiguiente descenso de empleo en el sector y el incremento de la incertidumbre entre las distribuidoras. 

¿Cuáles son los beneficios del butano? 

El gas butano, uno de los tipos de gases licuados de petróleo (GLP), destaca por su alto poder calorífico y rendimiento energético, pero además de esta tiene otra serie de ventajas: 

  • El precio está ajustado al mercado y se mantiene más o menos estable con el paso de los años. 
  • Es muy fácil de instalar en comparación con otros tipos como el gas natural o el propano canalizado 

Al ser una energía portátil, es también sencillo de transportar, con lo que se reduce el coste en infraestructuras.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.