¿Cuál es el consumo de butano en España? Evolución en la última década

El color naranja de las botellas, el particular sonido al chocar unas con otras o la figura del repartidor, con ellas al hombro, mientras timbra a la casa donde va a hacer el suministro. Estas escenas son difíciles de ver en la actualidad. El consumo de butano ha bajado exponencialmente en los últimos años y se espera que la rebaja vaya a más. 

¿Por qué ha bajado el consumo de butano en España? 

Alrededor de 60 millones de bombonas vendieron las principales compañías de distribución en el 2017, en detrimento de los 70 millones que se comercializaron en 2016 o los 125 millones de unidades que se alcanzaron en 2003. 

Las causas de este descenso en las ventas no se deben exclusivamente al precio del butano, sino a la modificación de las instalaciones en el hogar. El aumento de la canalización del gas natural ha supuesto que en aproximadamente el 90% de la Península Ibérica se instalar este hidrocarburo. Pero su disposición no es la única razón que explica este cambio: 

  • Suministro continuo, lo que evita algunas incidencias como que no salga agua fría durante la ducha 
  • Descenso del riesgo de fuga 
  • Más respetuoso con el medio ambiente 

¿Cuánto butano se consume por comunidades autónomas? 

A pesar de este descenso de consumo, un elevado número de viviendas en distintas comunidades autónomas sigue manteniendo el pulso. En concreto, Andalucía presenta los índices más altos, donde las distribuidoras energéticas  suministran tres de cada diez bombonas de butano. En el segundo puesto del ranking se sitúa la Comunidad Valenciana, con un 13,88%, Galicia (9,37%) y Cataluña (8,69%), de acuerdo a datos publicados por El País. 

La catalogada como “energía de los pobres” tiene mayor presencia en la provincia de Alicante y de Valencia, donde se registra el 6,54% y el 5,29% del reparto respectivamente. En ambas, son las zonas rurales o las periféricas en las que se concentra mayor demanda. 

¿Cuál ha sido la evolución del consumo de butano en la última década? 

No obstante, estos porcentajes tan bajos no se han manejado a lo largo de la última década. El estallido de la crisis económica supuso que el consumo de butano empezará a reflotar ante la escalada de precios del gas natural, del gasoil o de la electricidad. 

En comunidades como Castilla y León, de acuerdo al medio eldiario, se empezó a registrar un aumento en la distribución en estas fechas. Las altas cifras de paro que se manejaban, sumadas al aumento de los recibos del gas natural -en torno a un 7%-, supuso que un gran número de viviendas pasaran a las tradicional butano, con un alto poder calorífico y un gran aprovechamiento energético. 

Así, en 2011, se consumieron 80 millones de bombonas en territorio español. Se registraron 7 millones de clientes y Repsol se hizo con la hegemonía, alcanzando porcentajes de distribución del 75%. Con el paso de los años y la recuperación económica, estos números se han ido diluyendo, con el consiguiente descenso de empleo en el sector y el incremento de la incertidumbre entre las distribuidoras. 

¿Cuáles son los beneficios del butano? 

El gas butano, uno de los tipos de gases licuados de petróleo (GLP), destaca por su alto poder calorífico y rendimiento energético, pero además de esta tiene otra serie de ventajas: 

  • El precio está ajustado al mercado y se mantiene más o menos estable con el paso de los años. 
  • Es muy fácil de instalar en comparación con otros tipos como el gas natural o el propano canalizado 

Al ser una energía portátil, es también sencillo de transportar, con lo que se reduce el coste en infraestructuras.

Dos Hermanas, una apuesta fuerte por el servicio de telecomunicaciones

El mundo digital evoluciona a pasos desorbitados. La aplicación de las innovaciones tecnológicas en la red, el crecimiento a ritmos vertiginosos de las redes sociales y la llegada de la televisión a la carta, con Netflix o HBO a la cabeza, han supuesto la entrada en una nueva era. 

Este paradigma actual también habla de una sociedad hiperconectada. Servicios como la industria, el trabajo, las labores domésticas, el transporte incluso la banca están ya configurados bajo el manto de una red wifi. De la misma forma, el gran apogeo de las compañías y tarifas de internet barato, como son Lowi o MásMóvil, acrecienta todavía más la idea de hiperconexión. 

Dos Hermanas no es ajena a toda esta revolución. El municipio fue uno de los 224 municipios españoles seleccionados para recibir 15 millones de euros destinados a la instalación de wifi gratuitos en espacios públicos. 

La medida se enmarca dentro del programa Wifi 4EU, promovido por la Unión Europea. “Da igual dónde vivas o lo que ganes, todos tenemos acceso a la conectividad”, afirmó el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. El objetivo no es otro que la instalación de los equipos necesarios en parques, plazas, edificios oficiales, bibliotecas o centros de salud que aún no tenían acceso a la red wifi. 

Dichos bonos cubren desde la puesta en marcha hasta el mantenimiento de los mismos con el fin de que los vecinos de la localidad cuenten con conexión gratuita y de alta calidad durante al menos tres años. 

Esta aprobación se enmarca en un buen periodo en el desarrollo de la conectividad. La Diputación Provincial de Sevilla aprobó en marzo de 2018 la inversión de 1,22 millones de euros para la transformación digital de los ayuntamientos. Entre otros de las medidas, este plan, catalogado como Supera, sirvió para que municipios de la provincia con menos de 20.000 habitantes dispusieran de espacios wifi gratuitos. 

¿Qué empresas de telecomunicaciones operan en la zona? 

Más allá de las grandes compañías para la conexión a internet y fibra óptica que operan en casi todo el territorio nacional, como son Vodafone, Movistar o Jazztel, entre otras muchas,

Una de las más destacadas es Yego. Con la denominación de origen sevillana, la entidad, fundada por dos hermanos hediondos de Dos Hermanas, partió con el claro objetivo de llevar la red a municipios rurales que no disponían de las conexiones habituales. “Nuestro producto es una conexión a internet sencilla, rápida, fiable y robusta, que usa tecnología inalámbrica con lo cual ofrecemos servicio donde no llega el cable u otras compañías, dándote la posibilidad de disponer de tener dos servicios de internet si quieres”, afirman desde la web de la entidad. 

La cobertura de Yego alcanza el 100% Utrera y las zonas de alrededor. De esta forma, de acuerdo a su filosofía corporativa, permite disponer de banda ancha “sin necesidad de contratar una línea de teléfono ni soportar el coste mensual que supone el mantener esa línea”, concluyen. 

A esta se suma Wi-net. Operativa desde 2008, nació para satisfacer las necesidades existentes de conexión a internet y telefonía en varias ciudades del Aljarafe sevillano. Actualmente cuentan con cobertura en numerosos municipios de la capital andaluza, como son Camas, Alcalá de Guadaíra, entre otras, además de en otras localidades gaditanas y onubenses. 

En lo que respecta a sus tarifas, disponen de ofertas únicas de internet así como paquetes convergentes de red, telefonía fija y móvil, con una conexión de 20 o 40 mb, a máxima velocidad y con un número limitado de minutos de llamadas dependiendo del servicio que se requiera.

Energía de la biomasa

Al comenzar estas páginas podemos plantearnos la pregunta ¿qué es la biomasa? Un científico diría: biomasa es toda materia orgánica susceptible de aprovechamiento energético. Pero la realidad de la biomasa es más profunda, estamos hablando de un vector energético que, a corto plazo, puede ser básico en nuestra sociedad, tanto desde el punto de vista energético y ambiental, como para el desarrollo socioeconómico de las zonas rurales.

Actualmente, más del 80% de nuestro abastecimiento energético proviene de energías fósiles, otro 13% de energía nuclear, y solamente alrededor del 6% de Energías Renovables. Este 94% no renovable conlleva importantes implicaciones medioambientales y una fuerte dependencia del abastecimiento exterior. 

Entre las energías renovables destaca el uso de productos obtenidos a partir de materia orgánica para producir energía. Estos productos componen lo que se denomina comúnmente “biomasa”, una definición que abarca un gran grupo de materiales de diversos orígenes y con características muy diferentes. Los residuos de aprovechamientos forestales y cultivos agrícolas, residuos de podas de jardines, residuos de industrias agroforestales, cultivos con fines energéticos, combustibles líquidos derivados de productos agrícolas (los denominados biocarburantes que son tema de otra guía del IDAE), residuos de origen animal o humano, etc., todos pueden considerarse dentro de la citada definición. 

Conviene tener muy presente esta diversidad cuando se quiere realizar una aproximación a una energía que comienza su amplio perfil desde la definición, ya que biomasa, sin la acepción energética, es la cantidad de materia viva presente en un medio o en un organismo. 

Energía Eólica

Al finalizar 2004 la potencia eólica instalada en el conjunto del planeta se situaba aproximadamente en 47.200 MW. Esto suponía un nuevo récord de crecimiento anual, con 7.700 MW nuevos instalados durante el año 2004. Pero, sobre todo, confirmaba un cambio significativo en el desarrollo de esta industria: la globalización de la energía eólica. Si bien la Unión Europea (UE) representa aún el 72% de toda la potencia instalada en el mundo, lo cierto es que el aprovechamiento energético del viento ha dejado de ser cuestión de un único continente. Solo unos datos mientras que en 2003 fueron diez los países que construyeron parques eólicos por encima de los 100 MW, en 2004 esta lista aumentaba a 19, de los cuales 9 eran no europeos. Del mismo modo, el continente asiático poseía ya el 10% de la potencia eólica instalada. 

Cuánta energía contiene el viento 

La masa de aire en movimiento es energía cinética que puede ser transformada en energía eléctrica. Al incidir el viento sobre las palas de una aeroturbina se produce un trabajo mecánico de rotación que mueve a su vez un generador para producir electricidad. La cantidad de energía que contiene el viento antes de pasar por un rotor en movimiento depende de tres parámetros: la velocidad del viento incidente, la densidad del aire y el área barrida por el rotor. 

En cuanto a la densidad, la energía contenida en el viento aumenta de forma proporcional a la masa por unidad de volumen de aire, que en condiciones normales (a nivel del mar, a una presión atmosférica de 1.013 milibares y a una temperatura de 15 °C) es de 1,225 kilogramos por cada metro cúbico. Esto quiere decir que, cuando el aire se enfríe y aumente de peso al volverse más denso, transferirá más energía al aerogenerador. Y, al contrario, cuando el aire se caliente o cuando se asciende en altitud, será menor la energía cinética que llegue a la turbina. 

Energías renovables

Las energías renovables son recursos limpios y casi inagotables que proporciona la naturaleza. Por su carácter autóctono contribuyen a disminuir la dependencia de nuestro país de los suministros externos, aminoran el riesgo de un abastecimiento  poco diversificado y favorecen el desarrollo de nuevas tecnologías y de la creación de empleo.

En el año 2018 las energías renovables han aumentado su participación en el consumo de energía primaria. Las causas de este aumento fueron la recuperación de la generación hidráulica tras la sequía de 2017, la nueva potencia impulsada por las subastas y la competitividad alcanzada por algunas tecnologías

La energía final bruta procedente de energía renovable en 2018 fue del 17,3%1, este valor es una medida de referencia para el cumplimiento del objetivo del 20% a 2020. El descenso fue debido a un aumento de la demanda y una reducción de la producción solar, a pesar de la mayor producción hidráulica y eólica o el repunte experimentado por los sectores térmicos.

El nuevo marco en el que se desarrolla la política energética nacional y comunitaria se caracteriza por la liberalización de mercados, la protección del medio ambiente y la eficiencia energética y el ahorro. Alcanzar los objetivos marcados en los planes energéticos nacionales y en los compromisos internacionales es una tarea que compete igualmente a los responsables políticos, al sector empresarial y a la ciudadanía.

La superficie terrestre está cubierta en un 71% de agua. La

energía hidroeléctrica proviene indirectamente de la energía

del sol, responsable del ciclo hidrológico natural. La radiación que procede de las fusiones nucleares que se producen

en el sol calientan la superficie terrestre, ríos, lagos y océanos, provocando la evaporación del agua. El aire caliente

transporta el agua evaporada en forma de nubes y niebla a

distintos puntos del planeta, donde cae nuevamente en forma de lluvia y nieve. Una parte de la energía solar permanece

almacenada en el agua de los ríos, los lagos y los glaciares.